Protocolos de Entrenamiento

Ejercitarse forma parte de un saludable estilo de vida, no solo por los resultados estéticos sino por su beneficios a la salud en general; una actividad física regular consistente en al menos 45 minutos tres veces por semana, garantiza –junto con una alimentación balanceada, un peso estable, y un óptimo estado físico. Rutinas como caminar, correr, montar en bicicleta o nadar, sin demandar mayor esfuerzo nos proporcionan una sensación de bienestar – llevados a cabo de manera correcta. Sin embargo, es usual, que en el afán por perder peso, o querer compensar  los excesos de un fin de semana, nos lancemos a una faena de entrenamiento sin los protocolos requeridos.

Comúnmente una posición mal ejecutada, y una jornada de ejercicios sin previo calentamiento y posterior enfriamiento pueden desencadenar  malestares crónicos y condiciones más severas. Padecimientos como la contractura cervical, hernias discales y lumbares, todas ellas originadas en posiciones y esfuerzos indebidos, igualmente  afecciones como migrañas y cefaleas vasculares pueden tener su origen en un abrupto incremento y descenso del flujo sanguíneo generado por prácticas aeróbicas incorrectas.

Por ello, ya sea tratándose de atletas consumados o personas con mínima actividad física, es crucial acompañar nuestro entrenamiento de las rutinas de previo estiramiento y calentamiento y posterior enfriamiento y estiramiento, que influyen además en la tan buscada tonificación muscular.

El calentamiento como primera parte de cualquier rutina de entrenamiento, es primordial para aumentar gradualmente la frecuencia cardiaca, presión arterial, consumo de oxigeno, dilatar los vasos sanguíneos y facilitar la elasticidad de los músculos activos y aumentar el calor por parte de los grupos de músculos que se utilizarán en el entrenamiento, debe durar de 5 a 10 minutos  y consta de dos fases:

Una actividad de calentamiento aeróbico graduado, con lo que se calientan los musculos involucrados haciéndolos menos propensos a lesiones

Estiramiento y Flexibilidad, aplicado a los músculos involucrados, por ejemplo estiramiento de los cuádriceps antes de montar en bicicleta

El enfriamiento, ya que culminar abruptamente un ejercicio puede resultar peligroso para la salud, especialmente para el sistema cardiovascular, el objetivo del enfriamiento es reducir gradualmente el trabajo cardiovascular y el metabolismo que habían sido elevados con la previa actividad, mantiene la sangre circulando por el cuerpo evitando que se estanque en las venas y debe durar de 5 a 10 minutos por cada 30 de entrenamiento.

Si adoptas estas medidas a la hora de ejercitarte, lograrás reducir o eliminar el dolor posterior al entrenamiento, evitar traumatismos, y lo mejor de todo es que tu cuerpo te lo agradecerá con una mayor tonificación.

Cortesía fotos: Dreamsteam

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

(Spamcheck Enabled)