A propósito de Colombia´s Next Top Model

Atrás quedaron los días en que una estrella nacía ante el asombro del público y sus apariciones en vídeos, portadas de revista y TV guardaban cierto misterio para el espectador común; el mundo del moda no era la excepción: figuras como Kate Moss, Linda Evangelista y la misma Naomi Campbell eran descubiertas y catapultadas al estrellato sin ser sometidas a un circo mediático. En la actualidad cuando pocas cosas quedan por fuera del escrutinio público, los realities están a la orden del día y si una chica quiere ser modelo encuentra en ellos una alternativa, así sea a costa de su dignidad tras múltiples pruebas, muchas de ellas elaboradas con el único propósito de entretener al público con el triste recurso de la controversia; al final en el imaginario colectivo solo salen airosas las ganadoras, las demás serán recordadas por sus malos ratos y desaciertos. Con el primer capítulo de Colombia´s Next Top Model no pude evitar llegar a algunas consideraciones sin querer sonar condescendiente a favor de unas u otras – claro está.

cntm-12Fuente Terra Colombia

En la práctica además de mantener su físico, una modelo solo debe preocuparse por ser puntual y ser profesional en su desempeño ( posar o marchar con la actitud requerida para determinado trabajo ) – el peinado, la elección de ropa y como le quede es problema del equipo encargado de la producción; en cambio las aspirantes a CNTP tienen que hacer malabares, al elegir la ropa el maquillaje y otras arandelas  (trabajo de un estilista a menos que fuera otro tipo de reality ejemplo Colombia´s Next Top Stylist). Y es que mas allá de lo denigrantes y engorrosos que puedan resultar algunos “retos” y de las exigencias de la producción en total contradicción con uno de los premios – como el ser la imagen de una popular marca de cerveza, algunas participantes se ven expuestas a dolorosas críticas, subidas de tono y yo diría que con tinte personal, -si, hay que ser exigentes, hay que ser claros y directos, pero siempre hay mejores modos de decir las cosas  ( por algo Tim Gun es tan célebre).

Aunque muchos de los jurados e invitados a debatir en cada uno de los episodios pueden ser idóneos, otros parecen guiados por el afán de sentirse mejor a costa de otro; si, es cierto hoy en día todos sabemos cuales son los parámetros que definen integralmente a una modelo que se llame profesional, con lo cual cada quien es consciente de sus posibilidades y se atiene a las críticas, sin embargo es cierto tambien que otros estereotipos que no cuentan con los inalcanzables  1.75 de estatura y talla cero se filtran en la industria de la moda y la publicidad,  ( mas aún en un país como Colombia, en donde el prototipo de mujer y por ende de la consumidora dista de el estándar de la modelo internacional). En mi humilde opinión, quien actúa como jurado debe limitarse a dar su opinión sin que esto se torne en insultos – como ese del cual fue objeto una participante durante el primer episodio al ser comparada con ” una niña bonita de la calle a quien mi esposo le daría una mirada“, – con tono peyorativo incluido, poco faltó para que la jurado le llamara ” fulana”,  mas que nada parecía un insulto a titulo personal,  pero a fin de cuentas es un reality y quienes se someten a el se atienen a las consecuencias. En todo caso esa niña bonita de la calle, representa a un gran porcentaje de las chicas de playa que compran vestidos de baño.

Por otro lado y esto va para quienes quieren ser modelos – hay que ser lo suficientemente aterrizada para no ponerse como carne de cañon en un reality que poco les procura el cuidado que una aspirante a modelo debe guardar; además de la estatura, talla y atractivo publicitario, son otras circunstancias e incidencias las que llevan a una joven al estrellato o por poco a una carrera respetable y no el desempeño en una prueba o caerle en gracia a un jurado incidental; para citar un afortunado ejemplo, no diré que el rostro de Kate Moss no fuera digno de todas las portadas que ha protagonizado, pero nada diferente de muchas otras chicas en Londres,… estatura? – con sus 1.68 la legendaria modelo es baja de estatura considerando los parámetros de la alta costura, sin embargo contó con un padrino de mucha influencia – Aunque muchos diseñadores se negaba a contratarla por ser menuda, Calvin Klein dijo que ella si tenía lo necesario para sobresalir como modelo.

Con tanta divagación solo quiero concluir con lo siguiente… el éxito además de los esfuerzos propios en algunos campos y cualidades físicas en el presente caso,  es meramente incidental, estar en el lugar  y momentos correctos hace una gran diferencia y no depende en cambio de los caprichos de un reality poco ético.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *